Año 1. Nº 3. Marzo de 1997



Portada
Editorial
El Tema
Panoramas
Facetas
Negocios
Así nos vieron
Página abierta
Notas y noticias
Agenda

Insertar publicidad


LA BOLSA DE BILBAO: CIENTO SIETE AÑOS EN ACTIVO
En 1996 casi se ha triplicado la cifra de contratación respecto al año anterior

Las actividades naviera y minera, claves en sus primeros años


Con 107 años de actividad a sus espaldas, la Bolsa de Bilbao aporta ya unas dotes de veteranía que la han situado en el primer puesto de las Bolsas del Estado español, tras la de Madrid, en cuanto a volumen total de contratación.

La Bolsa de Bilbao nació el 20 de noviembre de 1890, por la intercesión de un grupo de destacados bilbainos, que la pusieron en marcha. El día 23 del mismo mes quedó inscrita como sociedad en el Registro Mercantil, bajo la denominación de "Bolsa de Comercio de Bilbao", y con el objeto social de "contratación de efectos públicos y valores comerciales". En esa época, los agentes colegiados de Comercio eran los autorizados por el reglamento para ejercer la profesión de mediadores en las transacciones.

Desde los primeros momentos de su creación hasta nuestros días, la Bolsa de Bilbao ha vivido depresiones, optimismos, estancamientos y momentos eufóricos. De forma particular, el auge de las empresas mineras, en el periodo de la industrialización del País Vasco, influyó en un aumento notable de la actividad bursátil. Lo mismo se puede decir respecto de las compañías navieras.

Ambas actividades, naviera y minera, y muy especialmente la extracción del hierro, se vieron favorecidas por la guerra europea. La demanda de este mineral y su transporte por mar contribuyeron a que, entre los años 1914 y 1918, en algunas Sociedades se llegaran a distribuir dividendos que superaban sus propios capitales. En base a este negocio, la Bolsa registró cotizaciones antológicas que se tienen, aún hoy, por históricas e irrepetibles.

Este momento bélico marca el inicio de muchas fortunas familiares o individuales, que derivaron en nacimientos simultáneos de nuevas empresas y sociedades. En otros casos hubo ampliaciones de capital que ayudaron a la implantación de actividades distintas a la minería y las navieras, tales como las sociedades eléctricas y las químicas. Un principio de diversificación muy precoz.

Al acabar la guerra europea, se plantearon serias dificultades para algunos sectores. Incluso la Banca sufrió quiebras, y ciertas empresas, creadas coyunturalmente en la etapa bélica, tuvieron también que cerrar. Obviamente, todos estos acontecimientos crearon cierta inquietud y desasosiego en la Bolsa.

Pasado el tiempo, con los consabidos movimientos pendulares en las cotizaciones a lo largo de los años, llegamos a la década de los 70. Todas las Bolsas asisten a la desaparición de valores muy clásicos y acreditados, al tiempo que iban naciendo otros menos conocidos.

LA EPOCA ACTUAL

El periodo de 1974 a 1984 se caracterizó por una gran atonía en las inversiones, que fueron, muy lentamente, subiendo a partir del 85. En los años últimos de la década de los 80, se apreció una cierta animación, algo atípica, en el mercado de emisiones.


José Luis Damborenea, consejero-director general de la Bolsa de Bilbao.

En 1989 se crea la Sociedad Rectora de la Bolsa de Valores de Bilbao. Sus resultados, aun a pesar de haber nacido en periodo poco positivo para la actividad bursátil, no han podido ser más satisfactorios. Desde su implantación, la nueva Sociedad viene luchando por optimizar los sistemas informáticos, mejorar los de interconexión, publicar catálogos de servicios, ampliar la información, acentuar la actividad institucional que se desarrolla en torno a la Bolsa y mejorar, en suma, la comunicación.

En la actualidad, tras un par de años, el 94 y el 95, difíciles para la Bolsa, en los cuales la intranquilidad del contexto financiero y político influía de modo determinante, se va, poco a poco, logrando alguna incierta estabilidad, pero exenta de optimismo.

Particularmente negativo fue el año 94, según afirman los responsables gestores de inversiones financieras a nivel nacional. Los fondos de inversión mobiliaria fueron de los más afectados en ese año y, por ello, su patrimonio se vio disminuido en más de 270.000 millones de pesetas. A ello se añadió el debilitamiento de la peseta, especialmente con referencia al marco alemán.

Pero, en el pasado año 96, se han superado todas las previsiones posibles y, por fin, se han remontado baches acumulados en tiempos pasados. Ahora mismo, esta salida de la zona oscura hacia perspectivas francamente optimistas, hace presagiar, aun con las dificultades que implica predecir la evolución del mercado bursátil, que se avanza por buen camino.

BOLSA DE BILBAO INFORMATIZADA

Al parquet de la Bolsa bilbaina se le ha dotado de medios tecnológicos suficientes para poder ofrecer, en tiempo real, cuanto sucede en los diversos mercados organizados. Esto se ha conseguido ampliando las opciones con que cuentan los monitores que hay a disposición del público. Mediante los mismos se puede seguir la evolución de los valores que se contraten en los distintos mercados, bien de modo individual o por sectores.

El personal de la Bolsa de Bilbao cuenta con esas mismas ventajas en sus puestos de trabajo, lo que les permite responder a cualquier consulta "on-line" que se realice.

INFORME DE ACTIVIDAD 1966

En el año 1996 casi se ha triplicado la cifra de contratación, respecto al año anterior, 1995. El volumen total de contratación, computando compras más ventas, llegó a los 6.738.865 millones de pesetas.

Por sectores, los que han registrado los índices de crecimiento más altos han sido el de Transportes y Comunicaciones con 809'07 (supone el 80'32% respecto al año 95) y el de Electricidad y Energía, con 705'97 (supone 31'85% sobre el año 95). El índice general del año 96 ha sido de 665'02, sobre 456'67 que fue el del año 95.

JORGE SOBRADO

Esperamos tus Cartas al Director



"Imagen Vasca on line" está editada por COdeCO, Comercial

de Comunicaciones, S.L. y albergada por