Construida en Sopelana la primera vivienda pasiva (Passivhaus) de Euskadi

Con un consumo de energía “casi 0”.
El ahorro será de más de 2.800 euros al año.
El ahorro será de más de 2.800 euros al año.

Sopelana alberga desde hoy la primera vivienda que se construye en Euskadi bajo el estándar passivhaus, industrializada y con uso habitual levantada en un clima atlántico y cuyo certificado passivhaus se encuentra en trámite. Se trata de una villa, de 200 m2 habitables aproximadamente, propiedad del exjugador del Athletic de Bilbao Javier Casas, construida enteramente en madera con un diseño moderno y considerada energéticamente de “consumo casi 0”, lo que le permite alcanzar ahorros de energía de hasta un 90% con respecto a una vivienda normal. El proyecto ha sido realizado por la empresa Ekoetxe Green Building en colaboración con la ingeniería Geolur y la firma Vaillant.

El concepto de casa pasiva o passivhaus se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización, reduciendo el consumo energético del orden del 90% sobre las construcciones convencionales. Al tratarse de una construcción industrializada, es decir, los elementos se fabrican en la industria para ser luego ensamblados, permite un ahorro importante de energía y agua en el proceso de construcción. En el caso de esta vivienda bizkaina, la envolvente se ha realizado con un aislante medio de 35 cm, alcanzando una estanqueidad máxima. Además, el hecho de utilizar sistemas de alta eficiencia energética a través de técnicas como la geotermia vertical, la ventilación de doble flujo con recuperador de calor o la integración de gestores energéticos mediante sistemas domóticos, permite un ahorro de energía en torno al 90% y una reducción importante de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

El ahorro de energía en cifras
En el caso de esta vivienda de Sopelana, las cifras cantan por sí solas. Si en una vivienda convencional la demanda de calor suele ser de media unos 27.927 kWh/año, en la vivienda pasiva bizkaina será no superior a 120 kwh/m2 por lo que dicha demanda de energía primaria para todos los sistemas se reduce muchísimo. Esto es posible debido al estándar de construcción que prioriza en el aislamiento así como en la calidad del aire dentro de la edificación. Con estos datos podemos ver que el consumo de energía en una casa convencional puede alcanzar los 33.396 kWh al año, con un coste económico, incluido el mantenimiento, superior a los 3.500 € al año. En la vivienda unifamiliar de Sopelana, el consumo energético se reducirá en el mismo periodo siendo la factura anual de tan solo 700 €. En total, más de 2.800 € de ahorro en energía al año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Thopsh Tecnologías del Bienestar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Share
Translate »
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado según sus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas).    Más información
Privacidad