Pulsar para ir a la página principal

2ª época online

 Nº 27

Enero de 2006

     


     

Restaurantes favoritos de Imagen Vasca en Bizkaia


Portada


Panoramas

*Orduña, una ciudad en movimiento


Facetas

*Balzac, como hilo conductor, abre el programa de Artium para 2006


Negocios

*Euskadi ya cuenta con el calzado que protege la salud


Buen vivir

*Apuntes de la buena vida


Editorial

*Volvemos


Notas y noticias

*de actualidad


Agenda

*de actividades del País Vasco


Página abierta

*Cartas al director

     

RESTAURANTE PABLO URZAY, EN LAS ARENAS (GETXO)

Cuando el cocinero disfruta cocinando...


En la última degustación de caracoles, se consumieron 110 kilos en un día


Cuando un profesional disfruta con su trabajo, el resultado acostumbra a ser inmejorable. Y este es el caso de Pablo Urzay. Si hay un cocinero al que le gusta cocinar, ese es Pablo. Y cuando hablamos de cocinar lo hacemos en sentido amplio. Porque lo mismo prepara un guisado con el que te puedes chupar los dedos que el mejor postre casero que has probado (porque, todo hay que decirlo, la repostería es una de sus debilidades). Y no hace ascos a ningún plato, sea carne, legumbre, pescado... Hasta las ensaladas están cuidadas al máximo. Y cuando el cocinero disfruta cocinando, el comensal disfrute comiendo.

 

Pablo Urzay, en las escaleras de acceso al comedor de la segunda planta de su restaurante.

Desde abril de 2001, Pablo Urzay cuenta con su propio restaurante en Las Arenas (Getxo), a dos minutos del Puente Colgante y a otros dos minutos de la estación de Metro de Areeta. Pero no es un advenedizo, sino que tiene a sus espaldas muchos años de aprendizaje y perfeccionamiento en el arte culinario. Tras estudiar en la Escuela de Hostelería de Santo Domingo de la Calzada, ha trabajado con varios de los grandes de la cocina. Empezó con Koldo Royo, en Palma de Mallorca y ha pasado por otros no menos importantes como el Currito, de Santurtzi, donde aprendió a trabajar el bacalao con el maestro de los maestros. Por no olvidar el restaurante de Aitor Basabe y Joseba Arana, en San Román de Escalante.

 

El restaurante Pablo Urzay cuenta con dos comedores, con capacidad para treinta y veinticinco comensales, respectivamente.

 

Vista de uno de los comedores.

CARACOLES TODO EL AÑO

Una de las especialidades que merece la pena destacar es la de los caracoles a la vizcaína. La calle donde se encuentra el restaurante, María Cristina, prepara desde hace años, hacia el mes de septiembre, una degustación anual de caracoles. Sumándose a esta tradición, Pablo Urzay la ha elevado a la categoría de arte. Así, en 2004 convocó a ocho de los principales cocineros, cada uno de los cuales los preparó con su propia receta. 110 kilos se consumieron en un solo día. Pero no hace falta esperar a septiembre, porque en el restaurante Pablo Urzay pueden degustarse durante todo el año. Y, además, están preparados con la paciencia con que lo hacían las abuelas, limpiándolos uno por uno y comprobando uno por uno su estado. El resultado es inmejorable.

 

Otro producto que goza de la predilección de este restaurante son las setas. En otoño organiza una “Quincena de las setas” en la que se encuentran abundantes especies, todas ellas preparadas con mimo, y con las recetas más apropiadas a sus sabores. Este pasado otoño fueron dieciséis las variedades que se pudieron degustar. Y al margen de esta quincena, siempre que hay setas de calidad, Pablo no duda en incorporarlas a su carta.

 

En la entrada del restaurante, en la calle María Cristina, 5, de Las Arenas (Getxo).

EN INVIERNO, CAPARRONES

En la temporada de invierno son los caparrones de la Rioja uno de sus platos imprescindibles. No puede negar su aprendizaje en la escuela riojana. Como tampoco puede negar su parentesco con Darío Urzay, el pintor que diseñó la innovadora camiseta del Athletic de Bilbao, una de cuyas pruebas cuelga en un cuadro en la escalera que da acceso al comedor de la planta alta.

 

Y un detalle que es preciso mencionar es que los precios son asequibles. Así, el menú degustación vigente en el momento de realizar este reportaje estaba compuesto por “Terrina de foie casera al moscatel y armagnac con crema de tamarindos; arroz cremoso de hongos y setas de temporada; lubina a la plancha con salsa de txalotas y patatucos; lomo de ciervo al horno con salsa agridulce de frambuesas; y canutillo de hojaldre relleno de crema con chocolate y helado”. Y todo ello por solo 33 euros, más IVA. Y si se prefiere elegir, pulsando aquí se puede ver cuál era la carta del mismo momento. E insistimos en lo del momento, porque otra cosa que caracteriza este restaurante es su continua innovación. Un cliente habitual tendrá siempre novedades donde elegir.

 

Pedro de Miguel

(texto y fotos)

     
 

Esperamos tus Cartas al Director